La No-Conformidad como evolución a la Mejora Continua

 

Las no conformidades son, en las palabras de la propia ISO, es un incumplimiento de un requisito exigido por la norma ISO 27001 o por los propios requisitos de la seguridad de la información establecidos por su política o que son exigidos por alguna de las partes interesadas.

 

Diferencia entre No Conformidad y Defecto

Es común que confundan las no conformidades con los defectos, pero es importante subrayar que esos conceptos no son sinónimos. Todo defecto es una no conformidad, pero no todo incumplimiento representa un defecto.

El producto no conforme es el resultado de un proceso que generó determinado elemento fuera de lo esperado, es decir, el no atendimiento completo de un requisito. El defecto es más específico, y puede ser definido como el no atendimiento de un requisito relacionado al uso previsto o especificado del producto. Una no conformidad no afecta sólo al uso del producto, a diferencia del defecto.

 

Resumiendo, un defecto hace que el producto sea no apto para su utilización, la no conformidad sólo dice que está fuera del estándar esperado.

 

Por ejemplo:

No Conformidad: Un juguete que salió de fábrica con los colores intercambiados: Un coche que le corresponde ser azul y, por error en el proceso, acabó pintado de r ojo. Él sigue “funcionando” normalmente, pero algo en el proceso no salió como se esperaba.

Defecto: Ahora, si este coche sale de la fábrica con las ruedas bloqueadas, esto hace imposible que se deslice el carro cuando el cliente (el niño) decide jugar.

 

 

Mejora continua

Los Sistemas de Gestión cuentan con varias herramientas que se pueden utilizar para administrar no conformidades y mejoras de procesos. Por medio de una gestión eficaz, podemos crear estrategias que eviten su reincidencia, generando ventaja competitiva para la organización y apuntando caminos para la mejora continua, la reducción de No conformidades.

En la gestión de las no conformidades, también es posible identificar puntos de mejora que pueden perfeccionar los procesos o métodos de trabajo. Con el fin de mejorar continuamente. La mejora continua consiste en la continua búsqueda por perfección, yendo más allá, incluso, de los propios conceptos de calidad, que puede ser entendida como “siempre hacer correctamente el trabajo, con el objetivo satisfacer a los clientes internos y externos”.

 

 

 

¿Es realmente necesario tratar las no conformidades?

Sí, es fundamental que la empresa garantice la corrección de las no conformidades, pues esa es una de las formas más eficaces de perfeccionar los procesos, mejorando los servicios producidos.

Para ello, es posible utilizar herramientas de calidad que actuarán en las raíces, eliminando, revisando, verificando, registrando y conduciendo el análisis y resolución de las no conformidades. De esta forma es posible actuar en las causas de las no conformidades y garantizar que ellas no ocurran más. La no reincidencia de las No conformidades permite que la empresa evolucione el flujo de los procesos, sin gastar tiempo y recursos en correcciones.

 

 

 

Facebook
Twitter
LinkedIn